“Empiezo diciendo que el asesino le mete un tiro en la cabeza para contar que, al final, gana”, Eva G. Sáenz de Urturi

cultura, novela, literatura, novela negra, intriga, Vitoria

Eva García Sáenz de Urturi, en un encuentro con periodistas.

Es lo que cuenta la autora vasca para explicar por qué su nueva novela comienza de una manera tan impactante, siendo narrada por un protagonista que ha recibido un tiro en la cabeza y del que solo se sabe que ha sido víctima del asesino al que seguía el rastro.

El día se ha nublado y ha dado paso a una tarde algo oscura apenas imperceptible para los que estábamos en la terraza de un céntrico hotel de Madrid, sentados en círculo hablando con la autora, donde a pesar del tiempo enrarecido se ha creado un ambiente cálido y relajado. La escritora ha contestado a las preguntas que se le iban haciendo entorno a su nuevo libro “El silencio de la ciudad blanca”, publicado por la editorial Planeta.

Esta novela recibe su nombre haciendo alusión a la ciudad donde se desarrolla la acción, Vitoria, donde las calles se quedan completamente calladas llevando a su gente a escuchar el más profundo silencio, “Vitoria es una ciudad muy de contrastes, muy de mucho frío casi todo el año y en verano hay unas olas de calor devastadoras, sobretodo en agosto que no se puede ni estar y es una ciudad que en ese mes, después de fiestas, se queda vacía, por eso lo del silencio de la ciudad blanca. Me parecía muy literaria para meterla en novela negra” ha comentado Sáenz de Urturi.

Los “hijos primogénitos” de esta autora son los protagonistas de su primera novela, La saga de los Longevos, acostumbrado el público a este género que algunos consideran fantasía, historia e incluso ciencia ficción, ha sorprendido a sus lectores con una novela negra donde el asesino va unos cuantos pasos por delante de su protagonista: un inspector apodado Kraken que a pesar de ser un hombre inteligente consigue las cosas más por fuerza de voluntad, “Kraken es un tío que saca los casos pero es un tío de notable, no de sobresaliente, es como cualquiera de nosotros. Cuando te encuentras con alguien que lleva muchos años con intención de matar y que tiene mucha formación forense como es en el caso de este asesino, va por muy delante de ti, era mi manera de decir que el asesino va a poder con él. Por eso empiezo diciendo que le ha metido un tiro en la cabeza, porque era mi manera de contar que al final, el asesino, gana” ha confesado la escritora.

Seguimos en circulo desengranando algunas de las intrigas de esta obra, su protagonista se apoda Kraken, haciendo alusión a ese bicho mitológico que es el preferido de la autora porque con el tiempo se ha descubierto que en realidad existió y es, básicamente, un calamar gigante, “es un bicho muy grande pero no tiene exoesqueleto entonces me parecía muy chulo asociar eso a la personalidad del protagonista. Me parecía muy adecuado asociarlo al Kraken porque es muy duro pero también muy flexible y no lo puedes partir, no puedes herirlo, no hay manera, y eso me parecía muy bueno para alguien que sea muy resiliente, para lo que le pueda pasar en adelante, sabes que al Kraken nunca le vas a poder rasgar en dos” declaró Eva García.

portada_el-silencio-de-la-ciudad-blanca_eva-g-saenz-de-urturi_201601271223 - copiaAunque se trate esta vez de una novela negra, la escritora ha mantenido el punto histórico que le caracteriza, detrás de todos los datos de la ciudad de Vitoria se encuentra una labor de investigación de 3 años, si bien el libro lo ha escrito en año y medio. En esta línea de documentación hay que mencionar que para tratar todo el tema de la criminología, victimonologia etc., se ha servido de dos cursos, uno de profiling y otro de técnicas oculares avanzadas, donde aprendió entre otras cosas a diferenciar entre un psicótico y un psicópata.

El día, mejor dicho la tarde, sigue nublada, el ambiente permanece cálido y, a pesar de estar a pleno aire, nadie se preocupa por si se avecina lluvia o no. Se oye la pregunta de si habrá Longevos III, “antes irá Kraken II” afirma la escritora, “porque lo tengo fresco, algo que he aprendido es que la frescura de los personajes hay que cogerla en el momento, sino se te enfría y cuesta tanto creativamente volver al chispazo original…” declara Eva García.

Los allí presentes nos quedamos con el chispazo de esta historia que en boca de la propia autora, “intento que el libro sea un juego, un puzzle algo con lo que tú te sientas bien. Me afecto tanto la formación que dí que no quise que le afectara a la gente, escribo para que la gente se evada y evadirme yo, no quiero que la gente lo pase mal”.

Nos vamos pero antes aprendemos entre otras cosas, que uno de los personajes más especiales de esta obra es el abuelo del protagonista, inspirado en el abuelo de la propia autora y al que ha rememorado y retratado a la perfección, “para mi era como revivivirlo. A mí, lo mejor que me han dicho de esta novela, ha sido la reacción de mi madre, que es su hija, y de mis dos tíos que son sus hijos, es decir: lo has clavado. Que te digan eso, te hace pensar que he estado a la altura de una memoria” dijo Sáenz de Urturi.

El círculo se dispersa, los que no han leído el libro, quieren hacerlo después de saber su impactante comienzo, y los que han ido con los deberes hechos, lo recomiendan. El cielo se ha despejado un poco y mientras salimos se puede ver a lo lejos, a un lado del círculo que hemos formado el cartel grande y oscuro regido por esas letras que rezan “El silencio de la ciudad blanca”. La gente se va alejando, pero entre sonrisas por marcar el contraste con ese cartel y ese silencio tan imperante que transmite la portada.

 

Escrito por Administrador

Administrador