Renato Cisneros: “Para mi este libro fue una lucha entre el hijo y el escritor”

Por Elena Gil.

El viernes pasado la imponente Casa de América abrió sus puertas al escritor peruano Renato Cisneros, una apuesta del Grupo Planeta al que considera el autor joven más importante y con mayor proyección literaria en Perú, quien presentó su tercera novela “La distancia que nos separa”. Le presentó el escritor Jorge Edwards, Premio Príncipe de Asturias.

Cisneros, hijo del exministro peruano Luis Federico Cisneros, nos trae esta biografía novelada del que fue su padre, y hace su debut en España con esta obra aunque cuenta en su haber también con dos poemarios y otras dos novelas. Al hilo de los poemas contó que escribió uno a su padre pero aparecía más como una sombra, y se dio cuenta de que el personaje no se agotaba porque exigía otro tipo de relación, “nunca me di cuenta de que el mejor legado que pudo darme fue el de confeccionar un personaje en si mismo que merecía ser narrado” manifestó el autor.

De izquierda a derecha: Jorge Edwards y Renato Cisneros durante la presentación de “La distancia que nos separa” en la Casa de América (©Elena Gil)

“Esta novela que es una que hay que leer, que se hace leer y que produce una reflexión, es una novela de familias, una historia de familia y de una relación dura con un padre fuerte, que es una especie de duro sentimental.” comentó Edwards en referencia a “La distancia que nos separa”, una narración que ha servido de terapia a su creador quien ha conseguido, mediante su escritura, desenterrar hechos pasados y desconocidos para él sobre el Gaucho Cisneros, su padre, “la novela es su historia pero es también la historia de su hijo que intenta encontrar su lugar en el mundo” explicó el joven literato.

Dijo Edwards que para él podemos encontrar entre las páginas de este relato, información sobre la historia sudamericana reciente, pero todo contado “con un tono periodístico narrativo muy interesante y enseguida hay cosas que son extrañas, misteriosas y muy reales, porque el autor de repente dice que encuentra en su padre una animalidad profunda. ¡Es fantástico esto!”

Detrás de “La distancia que nos separa” hay una labor ardua de investigación. Durante ocho años su autor estuvo desenmascarando la historia de su familia, empezando por el abuelo de su abuelo, destejiendo el hilo que les unía. Cisneros relató este proceso y explicó que mientras la escribía se obsesionó con su padre, “quería saber cómo había sido su relación con su abuelo, y cuando tuve algunos datos de esa relación, quise saber como había sido la de mi abuelo con el suyo y así, lo que encontré fue algo fascinante, que mi tatarabuelo fue un cura llamado Gregorio Cartajena, que ya merece una novela. La que estoy terminando es la historia de este cura y como sus hijos no tienen ese apellido. Es la novela que me toca escribir para remover la historia familiar.”

El narraliteratura, cultura, libros, narrativa, novelasdor también confesó que durante estos años de investigación, leyó muchos libros escritos por hijos sobre sus padres porque quería encontrar un buen tono que no fuera ni melodramático ni sentimental, “creo que no lo he conseguido en todas las páginas. En otros creo que si he encontrado una forma de enunciar a mi padre como si no lo hubiera sido. Fue muy valioso como recurso narrativo hablar de él como el Gaucho Cisneros,  es una manera de crear una distancia entre el hijo y el progenitor.”

Durante la rueda de prensa tanto Jorge Edwards como Renato Cisneros, trataron el tema del hijo novelista. Este último declaró a este respecto que, “lo peor que le puede pasar a una familia es tener un hijo escritor, que empiece a dudar de todo lo que se ha ido diciendo.” Edwards por su parte comentó la dificultad que tienen los familiares e  incluso uno mismo, ya que en este caso concreto, “el autor piensa en la posibilidad de dejar tranquilo a su padre, no hablar de él pero dejarle tranquilo sería no escribir la novela. Uno no le puede en paz y tiene que entrar en conflicto” apostilló el Premio Príncipe de Asturias.

Con “La distancia que nos separa” Cisneros pretende, tal y como confesó que cualquier lector, “pudiese ler este libro y sospechar de las personas que están viviendo con él.  Espero que el lector sospeche de los relatos familiares y que se sienta un poco turbado”. Esta tercera novela ha sido un viaje por el pasado de su padre y el suyo propio para poder profundizar en todas las historias familiares que permanecían ocultas, quizá por esta razón este libro ha sido para él, según enfatizó, “una lucha entre el hijo y el escritor. Había cosas que el hijo encontraba abominables, abyectas y censurables pero que para el escritor eran combustible, petróleo precisamente porque eran dramáticas.”

 

Escrito por Administrador

Administrador