Economía colaborativa

Píldora para empresarios de Javier Campos: La economía colaborativa

La economía colaborativa, qué término tan bonito y tan de moda.

Aunque, como buenos españoles que somos, ya estamos “bautizando” con este nombre actividades que no son precisamente las que se pensaron en un principio. Sí, como, por ejemplo, lo del reciente black friday. Un concepto que se refiere a un día de la semana, en unas fechas concretas, para estimular las ventas y que en España hay quien lo ha utilizado para toda una semana.

Hace poco tiempo tuve una conversación con un buen amigo y empresario acerca de la situación que se le estaba planteando debido a la crisis. Me comentaba, en resumidas cuentas, que se le había bajado el volumen de trabajo y aumentado el plazo de cobro, lo que provocó que tuviese que reducir su plantilla de empleados de unos 100 a 5, más o menos, y a tener dificultades financieras en un breve plazo de tiempo si no encontraba una solución. Había readaptado su plantilla al volumen de trabajo que tenía en ese momento, pero le seguían preocupando el incremento del tiempo de cobro a los clientes y los costes de la infraestructura donde estaba ubicada la empresa.

A veces, por no decir siempre, podemos encontrar soluciones a la mayoría de los problemas analizando cómo actúa o actuaba la sociedad con temas parecidos; así que me puse a pensar en qué hace la gente cuando tiene necesidad, o no, con las cosas que no usan en su plena capacidad o lo hacen temporalmente.

De ahí, conseguimos sacar una posible solución a lo que le preocupaba, ingresar dinero que mitigue el problema de tardar en cobrar de los clientes y el de los costes de la infraestructura, y no consistía en otra cosa que compartir aquellas partes de sus instalaciones con otros empresarios que las pudiesen necesitar a cambio de un acuerdo dinerario.

Economía colaborativaHay gente que alquila habitaciones de sus casas, comparten coche para viajar, comparten su tiempo y conocimientos, utilizan apartamentos en tiempo compartido; en fin, cosas que se han hecho toda la vida pero que ahora se le llama economía colaborativa.

Aplicar economía colaborativa puede ser una buena opción para poder aliviar situaciones complicadas, si es que las tenemos, o para prevenirlas y, de manera indirecta, ser un poco más sostenibles y felices.

Escrito por Javier Campos

Javier Campos

Nací en Almenara, un pueblecito de la costa valenciana, en 1967.

Mis aficiones son muchas, pero si tengo que destacar alguna diría la de vivir y disfrutar de la vida. Según el momento en que me encuentre puede ser leyendo un libro, viajando, practicando deporte, disfrutando de una buena comida, una reunión con los amigos, una buena película en buena compañía, etc…

Estudié Técnico en Administración de Empresas y, a fecha de hoy, todavía no he parado de formarme, aunque lo hago en materias que necesito o me complementan. A la formación empresarial le he sumado otra como el crecimiento personal, marketing, networking y otros temas relacionados con el mundo online.

Inicié mi actividad laboral trabajando para otros empresarios después de una etapa como estudiante y deportista. Durante un tiempo alterné periodos de empleado con periodos de empresario y me estoy dedicando ininterrumpidamente a la actividad empresarial desde el año 2000, adquiriendo experiencia en sectores como el inmobiliario, artículos publicitarios y publicidad y marketing online, entre otros. En la actualidad:

– Formador.
– Networker.

Mi misión empresarial se concentra en ayudar a otros empresarios a mejorar en sus negocios.