Emprendedor

Píldora para empresarios de Javier Campos: De empleado a emprendedor

Estoy seguro, bien por boca de nuestros padres los que ya tenemos una cierta edad o por haberla oído como ejemplo en alguna conferencia, de que conocemos la frase “estudia una carrera, saca buenas notas, busca un buen empleo y trabaja hasta la jubilación”. Este consejo, que en su día tuvo mucho sentido, hoy no lo tiene tanto.

Las circunstancias para los empleados han cambiado y, por la evolución del entorno empresarial, van a desaparecer unos empleos y aparecerán otros nuevos, pero con deficit en cuanto al número de puestos de trabajo. Por lo tanto, “ladies and gentlemen”, tenemos tres opciones, a mi modo de ver. La primera, seguir como se está y, de este modo, tener todas o casi todas “las papeletas” para quedarnos fuera del mercado de trabajo a corto plazo. La segunda, empezamos a preocuparnos por la tendencia de los nuevos empleos que se crearán y nos reciclamos y formamos para seguir en el mercado de trabajo. Y la tercera, sacamos ese emprendedor que todos llevamos dentro, eliminamos las barreras mentales y miedos para emprender y nos convertimos en empresarios.

EmprendedoresYo, particularmente, soy más partidario de la tercera opción que de la segunda, descartando totalmente la primera. La opción de reciclarse y formarse para esos nuevos empleos dará ventaja para continuar en el mercado laboral, pero no garantiza el puesto de trabajo porque, como ya he comentado, no habrá para todos.

Sin embargo, decidir emprender no solo será una salida como miembro del mercado laboral, significará también aportar valor a la economía y a la sociedad. Por ello, no se puede hacer de cualquier manera, o por lo menos no se debe.

Si se quiere emprender con ciertos visos de hacerlo bien, lo primero que se debe hacer es cambiar la mentalidad de empleado a emprendedor, porque no se va a tratar de hacer algo diferente, sino de ser alguien diferente. También se debe saber qué se quiere y estar dispuesto a pagar el precio para conseguirlo. Mucha gente quiere que le toque la lotería pero no van a comprar el décimo. Hay que alinear lo que se desea y las acciones que realizamos, de lo contrario no conseguiremos nada. Otra cosa importante será la actitud con la que afrontar el emprendimiento. Normalmente, el éxito de un proyecto depende un 15% de la aptitud y un 85% de la actitud, pero, curiosamente, se le dedica más a la formación que a desarrollar una actitud hiperpositiva de autosuperación y esfuerzo.

De modo que, si se cambia la mentalidad, se sabe lo que se quiere, se está dispuesto a conseguirlo y se tiene la formación y actitud necesaria, solo me queda dar el mayor de mis ánimos para “tirar para adelante” y citar la celebre frase…

¡valor y al toro!

Escrito por Javier Campos

Javier Campos

Nací en Almenara, un pueblecito de la costa valenciana, en 1967.

Mis aficiones son muchas, pero si tengo que destacar alguna diría la de vivir y disfrutar de la vida. Según el momento en que me encuentre puede ser leyendo un libro, viajando, practicando deporte, disfrutando de una buena comida, una reunión con los amigos, una buena película en buena compañía, etc…

Estudié Técnico en Administración de Empresas y, a fecha de hoy, todavía no he parado de formarme, aunque lo hago en materias que necesito o me complementan. A la formación empresarial le he sumado otra como el crecimiento personal, marketing, networking y otros temas relacionados con el mundo online.

Inicié mi actividad laboral trabajando para otros empresarios después de una etapa como estudiante y deportista. Durante un tiempo alterné periodos de empleado con periodos de empresario y me estoy dedicando ininterrumpidamente a la actividad empresarial desde el año 2000, adquiriendo experiencia en sectores como el inmobiliario, artículos publicitarios y publicidad y marketing online, entre otros. En la actualidad:

– Formador.
– Networker.

Mi misión empresarial se concentra en ayudar a otros empresarios a mejorar en sus negocios.